Conmigo sí…

By 6 agosto, 2018Sin categoría

Conmigo sí…

Hace tiempo que se habla de la importancia del trabajo en equipo en las empresas. Es muy valorado por los directores de recursos humanos y se provee de cursos a los empleados para que aprendan diferentes estrategias y herramientas al respecto. Se sabe que el trabajo en equipo aumenta la eficacia de los trabajadores, que requieren de menos tiempo para terminar diferentes tareas y además estas son desarrolladas con una mayor calidad.

¿Es importante el trabajo en equipo para aquellos que nos dedicamos a colectivos de personas con discapacidad? Por supuesto. Pero ¿cómo lo hacemos?

¿Es importante el trabajo en equipo para aquellos que nos dedicamos a colectivos de personas con discapacidad? Por supuesto. Pero ¿cómo lo hacemos?

  • Información general. Es imprescindible que las personas que conocen al usuario puedan aportar información sobre el mismo y aquí es muy importante incluir a TODAS las personas, los familiares, cuidadores, auxiliares… esto podrá ahorrar mucho tiempo para poder hacer propuestas que nos permitan construir nuevas experiencias con nuestro chico en cuestión.
  • A veces olvidamos la importancia de los pequeños detalles que hemos percibido de nuestros usuarios: darle de comer por un lado en concreto, cantar para dar los buenos días, encender la luz y esperar 10 minutos para que se levante… puede ser la clave. Suele pasar que estos detalles nos parecen insignificantes a veces, y los obviamos cuando tenemos un compañero nuevo o cuando nuestro familiar ingresa en un centro de día o residencia y más tarde resultan ser cruciales.
  • Aportar al resto de los colegas las diferentes necesidades que detectamos en cada momento de nuestro adulto mayor o nuestro niño y las experiencias que nos llevan a esa hipótesis puede ayudarnos a un conocimiento mucho mayor de la persona. Es generador de diferentes propuestas con las que poder crear nuevas situaciones de aprendizaje.
  • Conmigo sí lo hace. Este quizás es el punto más importante. A todos nos ha pasado comentarle a un compañero las dificultades que tenemos que parecen no existir si es éste el que realiza la actividad con el usuario. ¡Genial! Alguien averiguó la forma de que nuestro chico coma o que nuestro adulto mayor quiera ducharse. Pero no nos quedemos aquí… vamos a indagar cuál es la estructura en la que lo realiza, el tono de voz, el lugar, la hora… ¡lo que sea! para que sean más compañeros los que puedan mejorar sus propuestas. Aquí la globalidad vuelve a ser la herramienta que más nos puede facilitar el camino.
  • Tan importante es comunicarnos con nuestros chicos como dejarlo registrado para llegar a ser cada vez un mejor equipo con el resto de los compañeros y turnos. Las personas con las que trabajamos son seres únicos que no siempre sienten y responden igual. Observar las posibles diferencias en el desayuno, el almuerzo y la cena, por ejemplo, comprobando lo que los compañeros han propuesto y que situaciones se han ido creando, nos puede dar nuevas ideas y lo mejor de todo… acercarnos mucho más a las necesidades de nuestros chicos.