Terminar pronto

By 18 febrero, 2018Sin categoría

Terminar pronto

Hay momentos a lo largo del día con nuestros chicos que a veces tememos como por ejemplo, la hora del baño, el cambio de pañal o quizás la higiene oral. Sabemos que la persona con la que estamos trabajando lo pasa mal y tal vez nos descubrimos acelerando todo lo que podemos para intentar acabar lo antes posible, pidiéndole ayuda incluso a compañeros en tal de aliviarle pronto. Muchas veces, yo misma me he encontrado tensa antes de comenzar, sabiendo que me podía esperar una carrera contrarreloj con la intención de que el sufrimiento o la incomodidad que la persona expresa no dure demasiado tiempo.

Pero… ¿Y si pudiéramos convertir ese momento angustioso para el usuario en una propuesta de aprendizaje diferente? Muy probablemente la persona ha aprendido ya cosas pero quizás más relacionadas con la resistencia hacía algo que le provoca una enorme molestia y puede que quizás alguna estrategia de defensa.

Para estos momentos contamos en Basale Stimulation® con La  Globalidad. Desde las áreas de desarrollo que nos describe A. Fröhlich plasmadas en esta herramienta,  podemos analizar la oferta minuciosamente desde el conocimiento de la persona que ya manejan los profesionales que la acompañan, así como su propio hacer e incorporando nuevos elementos que nos lleven satisfacer las necesidades que se vayan presentando.

Las áreas que A. Fröhlich plantea en la Globalidad son percibir, compartir experiencias con otras personas, sentir emociones, experimentar el propio cuerpo, comunicarse, moverse y comprender.

Es  importante entender que estas áreas están muy relacionadas y todas deben tenerse en cuenta. Aunque cada vez más se posee una visión holística de la persona, se nos pueden pasar ciertos aspectos cuando nuestra propuesta no funciona, buscando mil formas, por ejemplo, de mover el brazo del usuario para poder colocar la chaqueta antes de marcharse a casa. Pero ¿y si además necesitara una estructura clara para entender que está sucediendo, estar al lado de su gran amigo de clase, centro de día o  residencia o quizás sentir mejor su brazo? ¿Y si nos planteamos que puede haber más cosas que estén influyendo que nos hace tan complejo poder disminuir un poco el tono para movilizar independientemente de la técnica que usemos o el modo de vestido?

La Globalidad nos permite atender a todas las posibles necesidades de la persona y nos abre a nuevas hipótesis que quizás podíamos haber pasado por alto y que pueden ser la clave o al menos facilitar el día a día de cualquiera de nuestros usuarios. Nos hace más conscientes de nuestro propio hacer,  nos da tiempo para pensar fuera del propio estrés del momento, profundizar en el conocimiento del usuario con el que estamos trabajando y ofrecer alternativas que le permitan su propio desarrollo. Además la Globalidad se enriquece de todos los profesionales que atienden a la persona, que pueden aportar sus diferentes experiencias en cada uno de los entornos en los que están y la variedad de ofertas que se realizan en el día, ampliándonos minuciosamente la información que conocemos.

De esta manera, La Globalidad puede ser una herramienta de uso frecuente que nos ayude a hacer propuestas más acordes a las necesidades de los adultos mayores, chicos o niños con los que trabajamos cuando encontramos dificultades.